Entradas

no puedes venir y acabar con todo,
no puedes,
no tienes el derecho,
de llevarme a tantos pies de altura
y soltarme así sin más,
ya que una vez fuiste hogar y mis ganas de llegar a casa.
Imagen
¿Qué si te quiero ?, sí… ¡te quiero!… con un Amor sin egoísmo, sin cadenas y sin tiempos, que te disfruta en los instantes que pasamos juntos y se reconforta en tu recuerdo cuando la distancia nos separa, con un Amor que no te asfixia, que te da el espacio que tus alas necesitan y que sabe esperar su momento ¿Qué si te quiero?, sí… ¡te quiero!, con un amor que se alimenta de tus cosas buenas y mis cosas buenas, con un amor que se enamora del alma, del corazón y cabeza que conforman tu ser, porque cuando llegas iluminas todo a tu alrededor, porque soy tu sol y eres mi nova, porque cuando estamos nos damos y cuando nos ausentamos nos extrañamos sin dolor, solo con un pequeño escozor en espera del inevitable reencuentro. ¿Qué si te quiero?, sí… ¡te quiero!, y más lo hago cuando me dices que me quieres, porque al decirlo y escucharlo alimentamos el fuego que crepita en nuestros pechos, porque has cambiado mi nombre y he cambiado tu nombre, te llamo de mil nombres y todos significan te quier…
Vamos a inventarnos un cuerpo Vamos a leernos versos hasta que la piel despierte. Vamos a rasparnos las rodillas hasta que las ganas se agoten.

Vamos a leernos las cicatrices hasta que el amor regrese. Vamos a amarnos sin miedo hasta que se nos acabe el cuerpo, o nos enamoremos; lo que pase primero.

Vamos a bebernos la mirada hasta que la sed se expanda. Vamos a curarnos las heridas que otros nos hicieron.

Vamos a conocernos a oscuras hasta que haya réplicas de tu piel y de mi piel en nuestras mentes, hasta que encuentres tu nombre en mis lugares secretos, hasta que escriba mi nombre en tus lunares sin historia.

Vamos a contarnos las plumas y usarlas para volar lejos; para alcanzar eso que inventamos con suspiros, ganas y versos.



San Valentines Fugaces

Hay Amores tan fugaces que hay que vivirlos como veranos de un solo día, amores como el nuestro que están hechos de humo y espejos rotos. Quizá por eso callamos las cosas que nos recuerdan la volatilidad de amarnos, omitimos hablar de cosas, personas y lugares que con un manoteo pueden desvanecer la voluta de humo en donde nos ocultamos para desgarrarnos la ropa, el corazón y el alma a través del misticismo del firmamento virtual. Entre nosotros no hay pasado por escarbar, no importa el presente que se queda fuera del “nosotros” y definitivamente no habrá más futuro que las hojas arrancadas a un calendario que no nos pertenece por completo.  A la crueldad le hemos impuesto un nudo en los labios y cuidamos hasta el uso irresponsable de los diminutivos de cariño, nunca me llamarás “amor mío” ni escucharás que te diga “mi vida”, aquí detrás de la niebla plomada somos y seremos amantes eternos, de esos que matan y nunca mueren. Somos amantes a la antigua, que nacie…

III

Eres mi dulce bola de fuego. 
Que me recorre la miraba día tras día. 
Lo quiero todo. 
Quiero todo el aire de tus pulmones. 
Deseo, desearte.
Quiero llegar tarde a todos mis sueños
si no son contigo. 
Imagen
II
Cuando algo comienza normalmente no sabes cómo acabará, la casa que ibas a vender se convierte en tu hogar, los compañeros de piso se convierten en tu familia, y la aventura que ibas a olvidar se convierte en el amor de tu vida.
Los lazos que nos unen, a veces, son imposibles de explicar. Nos unen hasta después que parezca que deberían haberse roto. Algunos vínculos desafían la distancia, el tiempo y la lógica. Porque algunos lazos están… predestinados.



Perdonar y olvidar. Eso es lo que dicen. Es un buen consejo, pero no es muy práctico. Cuando alguien nos hace daño queremos devolvérsela. Cuando alguien hace que nos equivoquemos, queremos tener razón. Sin el perdón, nunca se ajustan las cuentas, las viejas heridas nunca se curan. Y lo máximo que podemos esperar es que un día, tengamos la suerte de poder olvidar.



Frase del día :


“Nunca sabes cuando va a ser el día más importante de tu vida. Los días que crees que serán importantes nunca son como los imaginas en tu cabeza. Los días normal…

I

Imagen
Te espero con la paciencia de una estrella, que inmóvil en la noche aguarda una eternidad para ser fugaz, para consumirse en su fuego, para abrazar su gravedad; y finalmente en tus labios, renacer en un deseo mudo, y besar el firmamento extinguiéndose en tus ojos.