I


Te espero con la paciencia de una estrella, que inmóvil en la noche aguarda una eternidad para ser fugaz, para consumirse en su fuego, para abrazar su gravedad; y finalmente en tus labios, renacer en un deseo mudo, y besar el firmamento extinguiéndose en tus ojos.